#Consejos

¿Aún debe comprar discos duros en lugar de unidades SSD?

En 24/11/2022
Anuncios

¿Alguna vez te has preguntado qué hace diferentes a los discos duros tradicionales (HDD o Hard Drive Disk) y a las modernas unidades SSD? Si has llegado a este post, probablemente la respuesta sea afirmativa.

Sabemos que el área de la tecnología, sobre todo en esta última década, está en constante desarrollo. Estos avances también han llegado al sector de las fuentes de almacenamiento de datos. Por eso, hoy queremos acercarte un balance entre los discos mecánicos y las SDD, también conocidas como unidades de estado sólido, para que sepas cuál elegir.

¿Qué son las unidades SSD?

Anuncios

Las unidades SSD (en inglés Solid State Drive), básicamente, son fuentes de almacenamiento permanente de contenido que se encargan de guardar la información de nuestro dispositivo.

Esta tecnología difiere de su predecesora (el disco duro o HDD) en que la información pasa a ser almacenada en una memoria flash compuesta de pequeños chips interconectados entre sí. De esta forma, esta nueva placa nos permite tener un acceso más rápido a los datos almacenados, además de otras ventajas que veremos a continuación.

Disco duro

El HDD, o más sencillamente disco duro, fue durante muchos años nuestro gran aliado para depositar toda la información de nuestras computadoras. Aunque ahora, con el auge de las unidades SSD, este depositario de información ha quedado un poco obsoleto, sigue siendo muy popular entre los usuarios.

Su funcionamiento es más rudimentario. A diferencia de las SSD, el disco rígido contiene piezas mecánicas que graban los datos o bits a través del magnetismo. En una serie de discos duros -o platos- contenidos en una caja hermética, un cabezal de magnetización va procesando los datos, que se van guardando al mismo tiempo. Se parece, en este sentido, al funcionamiento de los discos de vinilo.

Diferencias entres el disco duro y unidades SDD

Anuncios

Como mencionamos, los dos dispositivos de almacenaje ofrecen prestaciones parecidas y se utilizan para lo mismo, pero se diferencian, sobre todo, en su funcionamiento. Aunque una, aparentemente, haya llegado para sustituir a la otra, lo cierto es que el disco duro y las unidades SDD pueden complementarse sin problemas. Hagamos, ahora, una comparativa:

HDD

Antes de pasar a sus especificaciones por categorías, cabe destacar que el HDD sigue siendo una gran alternativa para almacenar datos adicionales, como contenido multimedia o documentos periféricos.

  • Velocidad. Los HDD, dado su funcionamiento mecánico, son más lentos. Se calcula que las operaciones de lectoescritura oscilan entre los 30 MB y los 150 MB por segundo.
  • Duración. La duración de los HDD no es infinita, ya que por la misma rotación a que están sometidos los discos rígidos pasan a deteriorarse con el paso del tiempo.
  • Resistencia. Los elementos mecánicos del disco duro son frágiles y, si no se los cuida adecuadamente, pueden dejar de funcionar. Las caídas del equipo suelen ser fatales para los HDD.
  • Capacidad de almacenaje. La cantidad de información que pueden albergar oscila, hoy en día, entre 1 y 10 TB.
  • Precio. Son bastante más baratos que las unidades SSD.

SSD

A pesar de contar con una tecnología superior y más novedosa, no por ello puede ajustarse a todas las utilidades. Las SSD están pensadas para ofrecer una respuesta más veloz, pero cabe preguntarnos si es esto lo que necesitamos, o simplemente queremos un dispositivo donde guardar nuestra información..

  • Velocidad. Las SSD son considerablemente más rápidas por su sistema basado en microchips. Los procesos de lectoescritura se realizan en torno a los 500-1000 MB por segundo.
  • Duración. Aunque se haya dicho lo contrario, una unidad SSD tiene una vida útil parecida a la del disco duro. Las unidades más modernas contienen celdas adicionales que reemplazan las celdas dañadas.
  • Resistencia. Como carecen de piezas mecánicas, son más robustos y resistentes que los discos duros.
  • Capacidad de almacenaje. Las unidades comunes suelen oscilar entre los 128 GB y 1 TB.
  • Precio. Como sigue siendo una tecnología más o menos nueva, el precio es considerablemente más alto que el del disco duro.

Punto por punto, pareciera que las nuevas SSD se imponen en esta categoría. Sin embargo, y como hemos mencionado anteriormente, ambos componentes pueden complementarse. En este sentido, una forma híbrida de almacenamiento sería lo ideal, utilizando el SSD para el software pesado y el SO (Sistema Operativo), mientras que el HDD puede utilizarse para la información secundaria.

¿Qué sistema conviene más?

Si estás pensando en comprarte un equipo nuevo y no sabes por qué dispositivo de almacenaje decantarte, lo más recomendable es que optes por las unidades SSD. Al ser más rápidas, los sistemas operativos y los programas exigentes que se guardan en estas unidades suelen funcionar de manera más óptima.

Ahora bien: si tienes la oportunidad de obtener los dos sistemas, la recomendación es que lo hagas. De esta manera, podrás almacenar todo el contenido multimedial en el disco duro tradicional, cuyas capacidades, para esta labor, siguen siendo sobresalientes. En cualquier caso, si debes optar por una de las dos, quizá debas hacerte las siguientes preguntas:

  • ¿De cuánto dinero dispongo?
  • ¿Qué función cumplirá en mi computadora?
  • ¿Tiene la capacidad de almacenaje suficiente?
  • ¿Cuánta vida útil espero de él?

Entonces, ¿debemos comprar discos duros en lugar de unidades SSD? La respuesta es simple: depende qué es lo que estás buscando. Lo que sí es seguro es que los HDD seguirán produciéndose y vendiéndose masivamente, dado su menor costo y sus todavía buenas prestaciones.

Una tecnología en constante desarrollo

En el ámbito de la tecnología en general y de la informática en particular, cada día nos llegan avances y novedades en cuanto a hardware y software se refiere. Las unidades SSD todavía tienen un gran margen de mejora, y se espera que sigan desarrollándose en los próximos años para ofrecernos todo lo que puedan llegar a dar.

Como consumidores, lo más inteligente es disfrutar de las ventajas que nos ofrecen las dos alternativas y aprovecharlas lo máximo posible. Lo que no cabe duda es que estas memorias casi infinitas seguirán mejorando y haciéndonos la vida un poco más sencilla.

Anuncios