#Consejos

5 geniales ideas para salvar el planeta

En 16/07/2022
Anuncios

El cambio climático avanza, debemos entonces generar ideas para salvar el planeta antes que sea tarde y no haya vuelta atrás. Hay una emergencia climática cuyos efectos contraproducentes ya han sido calculados, por lo que debemos actuar de inmediato.

Si cada uno de nosotros, habitantes de la Tierra, hacemos pequeñas acciones en pro de nuestro único hogar, los resultados serán extraordinarios. Es cuestión de forjar hábitos saludables y sostenibles que redunden en un mejor entorno para vivir.

Buenas ideas para salvar el planeta

Anuncios

La generación de ideas para salvar el planeta nos ha brindado conceptos y propuestas muy interesantes para contribuir a ello.

1 – Más piernas, menos carros

Uno de los mayores contaminantes es el humo de los coches, gran causante del llamado efecto invernadero. Entonces es mejor optar por lo que se ha llamado la ‘movilidad sostenible’ para reducir este efecto.

Alguien alguna vez preguntó, ¿cómo hacer para que 50 personas no contaminen con sus coches camino al trabajo? La respuesta: que vayan todos en un vagón eléctrico de transporte público.

Otra gran opción muy extendida en China y Países Bajos es desplazarse en bicicleta. Más países se están sumando a la idea de delimitar ciclovías para uso exclusivo de este vehículo no contaminante y beneficioso para la salud.

2 – Buen uso del agua: manual de 8 pasos

Anuncios

El agua es vida, es renovable, pero no hay mucha: solo el 3 % es potable, el resto es agua de mar o está congelada. Así que las medidas hay que tomarlas de inmediato si queremos evitar una gran sequía. Por ejemplo:

  • Aprovecha el agua jabonosa: La que usas al lavar el coche no la dejes ir, haz que drene hacia el césped o las plantas del jardín, este tipo de agua no produce daño alguno. Simplemente sigue hasta el suelo, y paralelamente, las plantas alrededor la aprovechan.
  • Al lavar la vajilla: Luego de una buena comida puedes prescindir del lavavajillas vertiendo agua en una tina para el lavado. El agua residual se utiliza con otros fines, como limpiar los pisos.
  • Atrapar la lluvia: El agua de lluvia que nos llega desde el cielo viene sin contaminantes, es completamente limpia. De ahí que las plantas y los árboles la agradecen. Entonces recógela en un barril o envases similares y almacénala para labores de limpieza doméstica.
  • Instalar canaletas: La lluvia es un gran proveedor de agua, pero la misma al caer de los techos se pierde en el alcantarillado. Usando canaletas se redirecciona hacia los jardines o macetas interiores. Puedes ducharte con ella (porque es limpia) y si la hierves sirve para beber.
  • Reutilizar: Aquella agua residual que va quedando en envases de vidrio o botellas la puedes ir juntando y haces una buena cantidad para regar tus macetas.
  • En la cocina: El agua que has empleado para cocer pasta te sirve para regar tu jardín. Si lo que has cocido son verduras, es bueno para hacer sopas.
  • Reciclar: Existen sistemas para reciclar la llamada ‘agua gris’, que no es más que el agua usada en los baños. Dichos sistemas la ‘cocinan’ y se puede volver a usar. Se calcula que el ahorro es de hasta un 35 %.
  • Doble maceta: Cuando riegas tus plantas siempre hay un exceso que se drena por la parte inferior de las macetas y maceteros. Colocando una bandeja o balde la atrapas, al tener una buena cantidad, viértela en otras macetas.

Este uso racional del agua es lo que se conoce como huella hídrica, que cuanto menos cause impacto más beneficiosa será.

3 – Sol doméstico

Una gran invención para captar la energía limpia del sol son los paneles solares. Ya en muchos países de Europa es norma que las nuevas construcciones deben disponer de un área para los mismos.

Los gobiernos municipales están implementando subvenciones para su instalación y las compañías generadoras compran la energía que sobra. Lo hacen a un atractivo precio que incentiva a elegir una de las mejores ideas para salvar el planeta.

4 – Vestimenta y toldos

La tecnología nos ha ayudado siempre a protegernos del frío con los aparatos calefactores, o del calor con los acondicionadores de aire. Pero al subir la temperatura, o bajarla para aminorar el calor usamos mucha energía, aparte de que la factura aumenta.

Probemos a usar un jersey para esos días fríos dentro de casa, o generar corrientes de aire cruzadas en los días de verano. Lo puedes lograr regulando el flujo de aire usando toldos, que refrescan el área y son muy decorativos.

Igualmente usando ventiladores y persianas para regular y generar corrientes de aire que refresquen las estancias. En ese sentido las nuevas construcciones se están levantando mejor aisladas del ambiente externo produciendo ahorros de hasta 30 % en las facturas.

5 – Eco-coches

Si no tienes para desplazarte más que tu coche, trata de usar uno cuyo consumo sea el más bajo posible. Uno de los objetivos del milenio es minimizar el uso de combustibles fósiles, así que la alternativa son los coches eléctricos o híbridos.

En el portal www.idae.es hay disponible una data con los consumos por modelo de coche que te pueden servir de guía. Recuerda que el consumo de un coche compacto jamás será igual al de un coche más grande.

Atención especial merece la parte de conducción responsable, que tiene que ver con una forma eficiente de manejo. Manejar con responsabilidad te puede reportar un ahorro de hasta un 15 % en combustible y emisiones de CO2. La velocidad óptima de manejo se ha establecido en 80 Km/h.

Qué más podemos hacer

Simplemente asumir el compromiso de ser mejores personas y generando ideas para salvar el planeta. Ensuciar menos, usar menos contaminantes, ahorrar agua y tratar de sembrar aunque sea un árbol en nuestra vida.

Si cambiamos las bombillas incandescentes por tecnología LED ahorramos más energía, por ejemplo. No es difícil de lograr, la información existe, solo hay que ir a la acción. Estas y otras decisiones son las que definirán un mejor futuro para nuestra Tierra.

Anuncios