#Fotografía

Cómo utilizar el encuadre para mejorar tus fotografías

En 11/03/2023

Para lograr una buena foto es necesario tomar en cuenta ciertos elementos técnicos. Hoy hablaremos acerca de uno de ellos. ¡Quédate y descubre cómo utilizar el encuadre para mejorar tus fotografías!

Retratamos lo que hacemos; lo que comemos; con quién compartimos; los lugares que visitamos y cualquier cosa que nos parezca interesante. No cabe duda que las fotografías han tomado protagonismo en nuestro día a día.

Sin embargo, hay veces que nos cuesta captar la imagen perfecta. ¿Qué hacer en esos casos? Bueno, lo primero es saber que la fotografía es algo que va mucho más allá de hacer clic en un botón.

¡Utiliza el encuadre para mejorar tus fotografías!

El encuadre puede definirse como la porción de la escena que se desea fotografiar. Veamos, imagina que te encuentras caminando en una plaza, descubres una maravillosa fuente y la quieres retratar. Bueno, eso que decides mostrar, lo que aparece en el rectángulo de la imagen es a lo que se le llama encuadre.

Como ves, saber utilizar el encuadre para mejorar tus fotografías es un aspecto esencial. Básicamente, se trata de una decisión: qué elementos se van a incluir en la toma y cuáles se prefieren obviar. Y todo depende del objetivo de la fotografía: qué se desea transmitir o qué se quiere resaltar; haciendo a un lado aquello que sobre.

Tipos de encuadre

El encuadre es algo que también podemos observar en las pinturas. Algunos cuadros se presentan de manera horizontal y otros, vertical. Algo muy similar ocurre en la fotografía donde se aplican diferentes tipos de encuadre. Lo explicamos:

Encuadre horizontal

Hasta hace unos años era el más común. Las mayorías de las cámaras fotográficas ofrecían una imagen más ancha que larga. Algo que era perfecto para tomas donde además de un sujeto se quería mostrar el paisaje o el ambiente del lugar.

Aunque hoy la tendencia es diferente, en otras artes, como el cine o producción de audiovisuales, aún se sigue prefiriendo el encuadre horizontal o este tipo de orientación.

Encuadre vertical

El preferido de la actualidad. El encuadre vertical es aquel que es más largo que ancho. Su popularidad, y casi imposición, surge a partir de la era de las redes sociales, como Instagram y Tik Tok.

Estas plataformas, consideradas como las más populares a nivel mundial, trabajan con formatos de orientación vertical. Por lo tanto, muchas fotografías de las que aparecen en redes cumplen este criterio.

Encuadre panorámico

Se considera como una variación del encuadre horizontal y es uno de los más impactantes. Se caracteriza por ser mucho más amplio hacia los extremos, lo que permite que aparezcan más elementos dentro de la fotografía.

Aunque no es un formato fácil de manejar, su uso se ha extendido en las redes sociales. La razón es que muchos teléfonos inteligentes, dentro de la función de cámara, integran esta opción, permitiendo el uso del encuadre para mejorar tus fotografías.

Encuadre inclinado

Es el que refleja mayor dinamismo. Es poco común, por lo que al utilizarlo siempre servirá para atraer la atención. El encuadre inclinado u oblicuo se logra al tomar la fotografía con la cámara un poco inclinada.

Encuadre 1:1

Es un tipo de encuadre de formato cuadrado. De manera que tanto la altura como la anchura tienen las mismas medidas. Más o menos como una foto de busto.

Utiliza el encuadre para mejorar tus fotografías con estas recomendaciones

Sigue las siguientes recomendaciones y utiliza el encuadre para mejorar tus fotografías. Ten presente las orientaciones y obtén la imagen de tus sueños.

Llena el espacio

Antes de hacer clic y tomar la fotografía, pregúntate qué incluir del entorno. ¿Qué es aquello que realmente deseas retratar? ¿Hay algo más que deseas que aparezca en la imagen? Dependiendo de la elección podrás obtener un resultado final.

Ten presente que mientras más porción de espacio ocupe el sujeto a fotografiar, más protagonismo tendrá en la imagen. Sin embargo, en ocasiones puedes valerte de los elementos y su disposición en el entorno para contextualizar o brindar más atención.

Presta atención a la ubicación de los elementos

Si estás pensando tomar una fotografía preparada, tienes la opción de trabajar los elementos y su ubicación. Sin importar que el encuadre esté lleno o no, lo importante es ubicarlo en una posición armónica.

En este caso ya nos estamos metiendo un poco con la composición. Y es justo aquí donde aparecen las reglas y técnicas de proporciones que, en muchos casos, son utilizadas para lograr una excelente fotografía.

Una premisa que debes considerar al momento de utilizar el encuadre para mejorar tus fotografías, es que mientras más pequeño sea el sujeto, es más importante su ubicación. Por eso, el encuadre es algo que debes pensar antes de activar el obturador.

Haz divisiones

La mejor forma de determinar un encuadre es hacer divisiones de la imagen. Existe un sinfín de posibilidades. Por lo general, las que ofrecen mejores resultados son aquellas donde se aprecia una relación bastante definida.

Las divisiones hacen referencia a la proporción que cada elemento ocupa dentro del encuadre; así como a la forma en la que se encuentran ubicadas. Todo esto se debe considerar si se desea alcanzar un mayor impacto visual sin que se rompa la armonía de la fotografía.

Existen dos técnicas guías que se basan en la división de la imagen y la ubicación de los elementos. La primera es la proporción áurea, una especie de guía que te ayuda a determinar cuál es la manera más armónica de organizar a los elementos.

La otra técnica es la conocida regla de los tercios. Consiste en dividir el encuadre en nueve tercios, para ubicar al sujeto en alguno de los puntos de intercepción; o bien, ubicarlo de manera que ocupe cierta cantidad de cuadrantes de manera armónica.

En cualquiera de los casos existen apps que te ayudan a utilizar el encuadre para mejorar tus fotografías. Si quieres conocer algunas te invitamos a navegar a través de nuestro blog.¡No te lo pierdas!