#Herramientas

La evolución de los medios de pago, desde la prehistoria hasta el Internet de las Cosas

En 02/10/2022
Anuncios

Antes de conocer el origen o la historia de los medios de pago es importante conocer de donde proviene el dinero y su función en la sociedad. El dinero es un bien que es empleado como forma de pago y que surge de la necesidad de sustituir lo que se conoce como trueque, que no era del todo eficiente.

En este artículo te contaremos como se han ido presentando estos cambios. Tomando como punto de partida el trueque, luego la aparición de la moneda, seguido de los billetes y cheques. Así como también las tarjetas de crédito hasta llegar al Internet de las cosas.

Evolución de los medios de pago

Anuncios

Los medios de pago han ido evolucionando a través de los años. Según la historia, el trueque tiene su aparición en el neolítico, cuando se dio inicio a los primeros asentamientos humanos.

Medios de pago en el Neolítico – El trueque

El trueque surge en el neolítico como respuesta a la necesidad de intercambiar los bienes propios por otros necesarios. Con la aparición de la ganadería y la agricultura, la producción de bienes era excesiva. Esto favorecía realizar el canje de productos.

Esta actividad dio como resultado la riqueza y la propiedad privada. Del mismo modo, nace la división del trabajo que permitió a las personas dedicarse a otras labores para producir otros tipos de productos.

Sin embargo, esta estrategia traía consigo algunos inconvenientes. Entre estos podemos mencionar:

  • Problemas espaciales. Encontrar una persona interesada en realizar un intercambio no era tarea fácil.
  • Problemas temporales. Era complicado efectuar un canje en un momento específico.
  • Problemas cuantitativos. Debido a la dificultad de cuantificar el valor de los bienes, era complicado hacer trueques cuando estos tenían valores muy distintos.
Anuncios

Para dar solución a la problemática del valor de los productos se utilizó en un inicio el ganado y el trigo para fijar el valor de los bienes. Más adelante fue necesario buscar otros elementos para hacer cambios por cantidades menores. Es aquí donde los medios de pago pasan a ser las barras de hierro, bronce, plata y oro.

Igualmente, la sal se convirtió en un producto valioso para esta actividad por sus propiedades para conservar la carne. De allí proviene la palabra salario. Estos elementos, al no ser perecederos y de fácil almacenamiento como el oro y la plata, es que surge la moneda como un medio para realizar transacciones comerciales.

Aparición de la moneda y el billete como medios de pago

Entre los medios de pago tenemos la aparición de la moneda que se remonta al siglo VII a.C en lo que actualmente es Turquía. Se elaboraban en aleaciones de metales preciosos de forma circular por su practicidad y se marcaban con un sello para respaldar su autenticidad.

Debido a algunos inconvenientes con la moneda, como la escasez de los metales para su producción y el peso que representaban, se crea el papel moneda. Este último, también conocido como billete, fue creado en China en el año 618 d.C.

El uso de los billetes redujo de manera considerable el peso de carga de grandes sumas de monedas destinadas al comercio internacional. En el año 812 es que se vuelve oficial su uso. Hasta 1970 la emisión de billetes debía tener como respaldo una cantidad de oro establecida.

El cheque y la tarjeta de crédito

Se estima que los cheques aparecieron en el siglo XVIII en Inglaterra. En vista de que solo el Banco de Inglaterra tenía autorización para la emisión de billetes, es que los otros bancos deciden crear el cheque. Esto con el fin de que sus clientes lo utilizaran entre sus medios de pago y poder tener acceso a su dinero.

Los cheques facilitaban efectuar pagos con montos exactos y contar con dinero sin tenerlo consigo, lo que representaba seguridad. Asimismo, llevar un control de las transacciones con terceros era un gran beneficio. Es por ello que en la actualidad siguen siendo utilizados.

Por otra parte, en 1914 nacen las tarjetas de crédito como una forma de fidelización de los clientes más exclusivos de la empresa Western Union. Aunque fue hasta 1958 que se empezaron a introducir estas tarjetas en las entidades financieras. Visa fue la primera tarjeta.

En 1959, con la incorporación de la banda magnética encargada de almacenar los datos de la tarjeta, fue posible agilizar el proceso de pagos. En 2018 surge la tecnología sin contacto que permite completar transacciones con solo aproximar la tarjeta al dispositivo.

La era digital – IdC (Internet de las cosas)

Gracias al Internet, los medios de pago comienzan a adaptarse a esta tecnología. En la cual es posible realizar cualquier tipo de transacción de compraventa desde cualquier equipo con conexión a la red. Hoy en día las entidades financieras ofrecen aplicaciones para dispositivos móviles que facilitan aún más esta tarea.

De manera que el Internet de las cosas consiste en la conexión entre dispositivos de uso cotidiano al Internet. Por medio de sensores, estos artefactos recopilan información de nuestro entorno y lo suben a la web. Gracias a esto surge el concepto de Internet of Payments.

El Internet de los pagos permite procesar transacciones a través de dispositivos IdC, como automóviles, electrodomésticos y accesorios. Las empresas pioneras que ofrecen estos servicios a los bancos para realizar pagos mediante dispositivos conectados son Visa y Mastercard.

Las criptomonedas

Son bienes digitales que mediante el uso de cifrado criptográfico se garantizan y se protegen de falsificaciones. Estas no tienen regulación ni control de ninguna institución ni se necesitan intermediarios en sus transacciones. Utilizan para ello la tecnología blockchain o cadena de bloques.

Es una tecnología que poco a poco se ha ido integrando entre los medios de pago digitales. Pese a que aún no son muy populares, es posible encontrar algunas plataformas que aceptan pagos con esta moneda virtual.

Para llegar a estas opciones de pago tan sencillas se ha tenido que recorrer un largo camino. Son muchas las alternativas a nuestro alcance para realizar transacciones de compraventa, ahorrar o solicitar financiamiento para nuestros proyectos personales.

Anuncios